Imagen
0

Bizcocho de plátano rico, sano y sin gluten

Bizcocho de plátano harina de coco

Bizcocho de plátano con harina de coco

¿Por qué utilizar harina de coco ? Es rica en fibra, unos 5 gramos en cada porción de 2 cucharadas, contiene grasas saturadas pero es considerablemente más baja en carbohidratos que la mayoría de otras harinas, unos 8 gramos. Esto lo hace ideal para la gente que sigue una dieta sin gluten o paleo o que quieren reducir su ingesta de hidratos de carbono.
Realmente no tiene un sabor fuerte a coco lo cual permite su uso en repostería u otras comidas, por ejemplo se puede usar como empanado para pollo o pescado. No se puede emplear en cualquier receta, sustituyendo otro tipo de harina, puesto que absorbe muchísima agua. Es mejor reemplazar un 20% o así de harina normal por la de coco y habrá que añadir más liquido para compensar por lo que es casi mejor seguir una receta diseñada para harina de coco.

En cuanto a esta receta, está deliciosa. Como veis, no es un bizcocho muy ligero pero aun así buenísimo. En casa, hacemos bizcocho de plátano por lo menos 1 vez al mes. Según se van pochando los plátanos, los meto en una bolsa en el congelador hasta que tengo 3 o 4. Yo preferiría sólo añadir nueces pero aquí la familia es bastante adicta al chocolate y no entienden la existencia de un bizcocho, galleta o postre sin chocolate. Lo bueno es que el bizcocho proporciona unas 150 calorías y unos 4 gramos de fibra por porción. No está tan mal… no?

INGREDIENTES
3 plátanos maduros, machacados
1 cucharada de miel
1 cucharadita de extracto de vainilla
110 gramos de pasta de almendras/avellanas o mantequilla
2 huevos, a temperatura ambiente
65 gramos de harina de coco
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de levadura Royal
1/2 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de sal
Chips de chocolate oscuro al gusto (yo pongo más o menos, media taza)

INSTRUCCIONES
Precalentar el horno a 180 grados. Se coloca una hoja de papel de horno en un molde para plumcake y se unta con aceite (van muy bien, los sprays) o mantequilla.
En un bol grande, se combinan los plátanos, la miel, la vainilla y la mantequilla; se mezclan con la batidora (varillas, robot, etc.) hasta que esté suave y cremoso. Ahora se añaden los huevos, uno a uno, mezclando a velocidad media hasta que queden bien incorporados. Con la batidora a velocidad media-baja, se añade la harina de coco, el bicarbonato de sodio, levadura royal, la canela y la sal; y se mezcla de nuevo hasta que esté bien combinado. Con ayuda de una cuchara grande de madera o espátula, se incorporan los chips de chocolate.
Se vierte la mezcla en el molde preparado y se hornear durante 25-35 minutos o hasta que una brocheta de metal (o cuchillo) insertada en el centro salga limpio. Sacar del horno y dejar enfriar.

Anuncios
Imagen
1

Fanstasmas de Marshmallow

Para la clase de Olivia tenía que hacer fantasmas de marshmallows. Creo que la idea realmente era pinchar unos marshmallows y pintarles ojos pero me gustan los retos (confieso que compré un paquete por si acaso no funcionaba). Busqué varias recetas por internet pero había pocas que utilizaban una manga pastelera para hacer la forma de fantasma y lo de hacerlos y cortarlos no me convencía mucho. Así que combiné varias recetas y el resultado es éste! Espectacular o no?!

Dulces de Halloween:  Fantasmas de marshmallow (Marshmallow Ghosts)

Dulces de Halloween: Fantasmas de marshmallow (Marshmallow Ghosts)

Receta:
Fantasmas Marshmallow
Para unos 24 fantasmas
Ingredientes
• 2 cucharaditas y media de gelatina neutral (como medio paquete de Royal)
• 75ml de agua fría (1/3 taza)
• 1 taza de azúcar
• 50 ml de agua (1/4 taza)
• 1 cucharada de vainilla
• 1/4 taza de azúcar glace
• 1/4 taza de maicena
• Rotulador negro con tinta comestible

Hace falta un termómetro, una batidora potente y manga pastelera con punta redonda grande. También es muy importante para esta receta tener todo listo porque hay un par de puntos críticos: el caramelo no va a esperar y la crema de marshmallow (fluff) se endurece rápidamente…

Instrucciones

-Primero preparas la manga pastelera con una punta redonda grande y una bandeja con papel de horno con un poco de aceite de girasol (esparcido con un papel de cocina).
-Pones el agua fría en el recipiente de una batidora eléctrica y espolvoreas la gelatina dejándolo reposar durante unos 10 minutos (mientras haces el siguiente paso).
Mientras tanto, pones la 1/4 taza de agua y el azúcar a hervir en una cacerola. Se mezcla con unas varillas y se deja hervir hasta que llegue a unos 115º C (se llama “punto bola floja”). Tarda bastante en hervir a esta temperatura así que paciencia.
Punto bola blanda

Retiras del fuego y pones en marcha la batidora a velocidad baja y lo viertes sobre la mezcla de gelatina (ojo con no dejarlo tocar las paredes de la batidora porque se endurece enseguida). Bates a velocidad media/alta durante 8 a 10 minutos hasta que se formen picos (un poco como el merengue). Hacia el final, se añade la vainilla y se mezcla unos 10 segundos más. (con esencia de menta también están buenísimos)
Crema de marshmallow

Ahora hay que meter la crema en la manga pastelera (es súper pringoso) y haces los fantasmas formando una primera base y levantas despacito… Los primeros salen deformes pero vas mejorando. Hay que hacerlos todos de una vez porque la crema se va endureciendo. Se dejan reposar un par de horas.
Se mezcla el azúcar glace con la maicena y se espolvorea por encima y por todos lados de los fantasmillas. Si se han pegado un poco al papel, hay que tener cuidado de no romperlos pero salen bien.
Por último, con el rotulador pintas los ojos y la boca.
A disfrutar!
Sanos-sanos no son, pero no son tan malos como pensaba y por lo menos no tienen conservantes (por lo que duran sólo un par de días).

Imagen
1

Marco con washi tape

Tengo un problema con el washi tape. Me flipa. Veo rollos de colores y me lanzo a por ellos. Pero el problema es que tampoco le veía mucho uso, aparte de poner un acento en el envoltorio de un regalo.
Un día intenté pintar un marco típico de Ikea. Como no conseguía que se quedara la pintura se me ocurrió forrarlo con washi tape. El primer marco quedó un poco basto, pero ahora que tengo un poco más de técnica, quiero forrar todos los marcos de casa y quizá hasta acabe forrando la nevera de washi!! Aquí tenéis el resultado en un marco para el cuarto de las niñas. ¿Dónde más se os ocurre utilizar washi tape?
20130522-221347.jpg