0

Tortitas de calabaza sin gluten

Tortitas de calabaza sin gluten

Otoño es temporada de calabaza. Y aunque técnicamente todavía era verano, esas frías mañanas de primeros de septiembre me hacían pensar en canela, gengibre, nuez moscada y pimienta jamaicana. Asi que por la noche hice  crema de calabaza, y reservé una parte para tener para las tortitas de la mañana. Están tan buenas que lo mejor es hacer una doble ración y congelar algunas. Por la mañana sacas alguna la metes en la tostadora y listo!

Utilizo avena (certificada sin gluten) que muelo en el momento. Son integrales y tienen un sabor suave y dulce.

Antes

Después

La avena además de ser una excelente fuente de fibra, también reduce los niveles de colesterol. Tiene un alto contenido en proteínas y grasas saludables y su aporte de carbohidratos es más bajo que el de la mayoría de otros cereales integrales.

Segun algunos estudios, el betaglucano presente en la avena mejora de forma significativa la respuesta del sistema inmunológico a infecciones bacterianas. Varios estudios también muestran que el betaglucano tiene efectos beneficiosos sobre la diabetes, manteniendo los niveles de azúcar más estables.

(Fuente:Whole foods avena)

RECETA

INGREDIENTES

1 taza de puré de calabaza

60 ml de leche

2 cucharadas de mantequilla derretida

1 cucharada de zumo de limón

1 cucharadita de miel

1 cucharadita de vainilla

2 huevos

130 gramos de harina de avena (para hacer tu propia harina de avena solo hay que procesar avena tradicional hasta conseguir una harina fina)

½ cucharadita de bicarbonato de sodio

½ cucharadita de sal

½ cucharadita de canela molida

½ cucharadita de jengibre molido

¼ de cucharadita de nuez moscada

¼ cucharadita de clavo molido o pimienta de Jamaica

INSTRUCCIONES

En un bol pequeño, se mezcla el puré de calabaza, la leche, la mantequilla, la vainilla el zumo de limón y la miel. Luego se añaden los huevos y se bate todo.

Por otra parte en un bol mediano, se mezcla la harina de avena, el bicarbonato, la sal y las especias.

Se hace un hueco en el centro de los ingredientes secos y se vierten los ingredientes húmedos. Con una cuchara grande, se mezcla todo pero sin pasarse (puede quedar algún grumillo) Ahora hay que dejar la mezcla reposar unos 10 minutos (mientras te tomas un café…).

Ahora hay que calentar una sartén a fuego medio. También se puede hacer en plancha eléctrica a 170 grados. Se pone una nuez de mantequilla (o un poco de aceite de coco) y una vez que empiece a chisporrotear, con un cucharón como para servir la sopa, se va vertiendo la masa, haciendo tortitas pequeñas. En unos 3 minutos se empiezan a formar burbujas en la superficie y se voltean. El otro lado se hará en unos 90 segundos.

Vuelta!!!!

Según van saliendo, las voy metiendo en un plato en el horno a baja temperatura.

Servir con jarabe de arce o miel

Anuncios
0

Mi mezcla de harina sin gluten

  Desde que hace unas semanas nos enteramos que una de nuestras hijas es celiaca, mucho ha cambiado en nuestra cocina y en nuestras vidas. Estoy agotando las harinas de trigo, de centeno y de espelta (para los demás) y estoy probando harinas de arroz, de trigo sarraceno y de coco (para todos). Rebozamos con polenta y el día que hacemos pizza es incluso más especial. Ahora las panaderías las veo como grandes almacenes de gluten y leemos las etiquetas hasta encontrar el simbolito (para cuándo la unificación…?). Pero la que más ha cambiado es Olivia. Es feliz. Su síntoma más aparente pero el que más nos había eludido era la irritabilidad y ha sido “fuera gluten” y bienvenido el buen humor. Todavía nos queda mucho por aprender y el diagnóstico no está completo pero vamos por buen camino.

No me gustan demasiado las harinas preparadas que se venden en los supermercados, por lo menos las que he probado. Igual que otros productos sin gluten como panes o galletas, se basan sobretodo en maíz y creo que tampoco conviene ahora ponernos a abusar del maíz: tiene un alto contenido en calorías y bajo valor nutritivo; es de los alimentos más comúnmente modificados genéticamente (sólo detrás de la soja); se digiere difícilmente, etc. Además, muchos celiacos tienen también una sensibilidad al maíz, no está suficientemente estudiado todavía, pero a muchos celiacos les causa daños en el intestino delgado. Hasta entonces, creo que es mejor no pasar de una dieta rica en gluten a una rica en maíz. Así que un poco de maiz, un poco de arroz, un poco de trigo sarraceno y más alimentos más cercanos a su estado natural.

Está es una mezcla que contiene algo de fibra gracias al arroz integral. Se puede usar de sustitutivo de harina de trigo para repostería, tortitas… Para alguna repostería, conviene añadir una cucharadita de goma xantana si no te sienta mal.

-500 gramos de harina de arroz blanco

-170 gramos de harina de arroz integral

-150 gramos de almidón de patata (no harina de patata –solo “potato starch”- yo lo compro aquí)

-65 gramos de almidón de tapioca

-90 gramos de leche en polvo descremada

Se mezclan los ingredientes en un bol grande. Luego se puede guardar en un recipiente hermético o una bolsa zip-loc en la nevera (unos 3 meses).