0

2 recetas seguidas de bizcocho de plátano

¡Hola!

Espero que estéis disfrutando de esta semana! Por ahora, este mes de septiembre va fenomenal… las niñas están de vuelta al cole y encima en el mismo! Con lo cual ya hemos vuelto a una rutina. El verano era un desafío tratando de trabajar y a la vez encontrar cosas que hacer con las niñas y no caer en la tentación de plantarlas delante de la tele! Pero ahora, viento en popa.

Las niñas se tienen que llevar una merienda al cole (también se llevan la comida) y me gusta que se lleven algo casero pero no pueden llevar nada que contenga nueces… Pero es la excusa perfecta para entrar en la cocina y ponerse a hornear!

Una de nuestros dulces de primera necesidad por aquí es el bizcocho de plátano. Esta receta no tiene gluten, pero es que me parece que sale mejor que otras recetas que había hecho anteriormente con gluten. El bizcocho de plátano que hice anteriormente con harina de coco está muy bueno pero es un poco más trabajoso que esta receta y además, tampoco se pueden llevar coco al cole porque es una nuez!

Esta receta es muy, muy simple, y tiene el sabor y la textura del pan normal de plátano.

Si no os preocupa el gluten, la harina de arroz integral se puede sustituir por harina integral de trigo. Pronto probaré con harina de maíz que es la que suele tener la gente. No es mi harina favorita, porque nutricionalmente es un cero pero además a veces confiere un sabor metálico y un regusto raro en la lengua. Quizá aquí pueda funcionar porque es muy poca cantidad.

Ingredientes

  • 100 gramos de harina de avena (yo trituro 100 gramos de copos de avena en la thermomix)
  • 40 gramos de harina de arroz integral
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cucharadita de levadura royal
  • 75 gramos de mantequilla atemperada
  • 50 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 plátanos pochos machacados con un tenedor
  • (Chocolate negro partido, al gusto y opcional)

 

Instrucciones

Precalentar el horno a 180 grados.

En un bol, se mezclan las harina, sal, bicarbonato de sodio y baking powder.

En otro bol, se bate la mantequilla y el azúcar.

A continuación, verter la mezcla de harina en la mezcla de mantequilla y batir.

Ahora se añaden los huevos uno a uno y se baten.

Finalmente, se agrega el puré de plátano y se mezcla.

(Aquí añado unos 120 gramos de chocolate negro partido en trocitos porque si no mi hija pequeña ni olería el bizcocho)

Se vierte en un molde de plum cake con papel de cocina unos 45 – 55 minutos, o hasta que un palillo insertado en el centro del pan salga limpio.

 

 

Anuncios
Imagen
0

Bizcocho de plátano rico, sano y sin gluten

Bizcocho de plátano harina de coco

Bizcocho de plátano con harina de coco

¿Por qué utilizar harina de coco ? Es rica en fibra, unos 5 gramos en cada porción de 2 cucharadas, contiene grasas saturadas pero es considerablemente más baja en carbohidratos que la mayoría de otras harinas, unos 8 gramos. Esto lo hace ideal para la gente que sigue una dieta sin gluten o paleo o que quieren reducir su ingesta de hidratos de carbono.
Realmente no tiene un sabor fuerte a coco lo cual permite su uso en repostería u otras comidas, por ejemplo se puede usar como empanado para pollo o pescado. No se puede emplear en cualquier receta, sustituyendo otro tipo de harina, puesto que absorbe muchísima agua. Es mejor reemplazar un 20% o así de harina normal por la de coco y habrá que añadir más liquido para compensar por lo que es casi mejor seguir una receta diseñada para harina de coco.

En cuanto a esta receta, está deliciosa. Como veis, no es un bizcocho muy ligero pero aun así buenísimo. En casa, hacemos bizcocho de plátano por lo menos 1 vez al mes. Según se van pochando los plátanos, los meto en una bolsa en el congelador hasta que tengo 3 o 4. Yo preferiría sólo añadir nueces pero aquí la familia es bastante adicta al chocolate y no entienden la existencia de un bizcocho, galleta o postre sin chocolate. Lo bueno es que el bizcocho proporciona unas 150 calorías y unos 4 gramos de fibra por porción. No está tan mal… no?

INGREDIENTES
3 plátanos maduros, machacados
1 cucharada de miel
1 cucharadita de extracto de vainilla
110 gramos de pasta de almendras/avellanas o mantequilla
2 huevos, a temperatura ambiente
65 gramos de harina de coco
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de levadura Royal
1/2 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de sal
Chips de chocolate oscuro al gusto (yo pongo más o menos, media taza)

INSTRUCCIONES
Precalentar el horno a 180 grados. Se coloca una hoja de papel de horno en un molde para plumcake y se unta con aceite (van muy bien, los sprays) o mantequilla.
En un bol grande, se combinan los plátanos, la miel, la vainilla y la mantequilla; se mezclan con la batidora (varillas, robot, etc.) hasta que esté suave y cremoso. Ahora se añaden los huevos, uno a uno, mezclando a velocidad media hasta que queden bien incorporados. Con la batidora a velocidad media-baja, se añade la harina de coco, el bicarbonato de sodio, levadura royal, la canela y la sal; y se mezcla de nuevo hasta que esté bien combinado. Con ayuda de una cuchara grande de madera o espátula, se incorporan los chips de chocolate.
Se vierte la mezcla en el molde preparado y se hornear durante 25-35 minutos o hasta que una brocheta de metal (o cuchillo) insertada en el centro salga limpio. Sacar del horno y dejar enfriar.

2

Pastel huevo Kinder o cómo hacer un óvalo de una esfera. 

Hacer un pastel con forma de huevo Kinder es de las propuestas más extrañas que he recibido. El primer problema era conseguir hacer la forma. Tengo un mode con forma de esfera para hacer balones de fútbol o caras así que partiendo de eso algo tenía que salir. El problema de utilizar un rectángulo es que, aunque podía cortarlo con forma ovalada, no tendría la altura. Así que hice un pastel de forma esférica y otro en un molde redondo, corté la esfera por la mitad y lo “alargué” con secciones del otro pastel. Frosting como cemento y fondant para decorar. Voila!





1

Ingredientes secretos

Yo no iba a ser esa madre. No, yo no iba a tener que buscar tretas para que mis hijos comieran verduras. Hasta los 2 años, Olivia se comía los purés a cucharadas pero luego ya vino la fuerza del “no” y las temidas palabras “no me gustan las verduras”. Horror! Yo que sueño con coles de Bruselas y brócoli, no puedo tener una hija que diga que no le gustan las verduras…  5 raciones de frutas y verduras al día? El kétchup y la mermelada cuentan verdad?

Y luego vino Amelia, que no es que ya no le gustaran las verduras, es que no le gustaba nada de nada. Pero bueno, esa es otra historia.

Así es que me puse la busca de recetas en las que puedo colarles verduras. Y estos brownies contienen medio vaso espinacas cocidas y medio vaso de zanahorias (o calabaza) cocidas! Y juro que no se nota nada. Es que además están buenos! Además, no llevan mantequilla y sólo contiene claras de huevo así que casi no tienen colesterol. No es el típico brownie meloso si no que parece más bizcocho, pero hay que probarlo. Yo lo hago con harina de avena (certificada sin gluten) para que no tenga gluten pero se puede utilizar la misma medida de harina de trigo.

Sé que no es la mejor manera de que se amplíen sus paladares y que aprecien las verduras en todo su esplendor pero cuando tu hijo está en racha de sólo comer arroz blanco y macarrones sin salsa, te desesperas un poco no?

Por cierto, hay que dejar que se enfríen completamente para que no sobresalga el sabor de las verduras.

Ingredientes
85 gramos de chocolate negro

120 gramos de puré de zanahoria (o calabaza)

120 gramos de puré de espinacas
100 gramos de azúcar de caña integral
25 gramos de cacao en polvo
28 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
2 cucharaditas de extracto de vainilla
2 claras de huevo grandes
85 gramos de harina de avena sin gluten (también se puede hacer con harina de trigo)
1/2 cucharadita de bicarbonato Royal
1/2 cucharadita de sal

instrucciones
Precalentar el horno a 180°. Untar un poco de mantequilla en el molde.

Fundir el chocolate al baño maría o en un cazo a baja temperatura (el chocolate se quema con facilidad).

En un bol grande, se combina el chocolate derretido, los purés de verduras, el azúcar, el cacao en polvo, la margarina y la vainilla. Se bate hasta que esté suave y cremoso, de 1 a 2 minutos.

Ahora se añaden las claras de huevo que se baten bien (mejor con varillas). Finalmente se incorpora con una cuchara de madera la harina, el bicarbonato y la sal.

Se vierte la mezcla en el molde y se hornea unos 35 minutos. Antes de cortar en bloquecitos se deja enfriar completamente en el molde.
brownie con sorpresa

0

Trail mix cookies (para María)

Trail mix cookies

Por favor no me dejéis sola con una bolsa de frutos secos en ninguna caminata. Con la excusa de lo buenas que son para la salud, al poco me iré rezagando mientras intento picar y caminar sin tropezar, finalmente me caeré pero, lo más importante, rebuscaré hasta la última avellana y nuez, dejando sólo las pasas. Mejor comer galletas Trail Mix.

Las galletas Trail Mix son suaves y están cargadas de avena con una interesante mezcla de salado-dulce, con nueces y frutos secos y también chocolate. No vayan a ser demasiado sanas… Son también la mejor motivación posible para ir de excursión aunque no hace falta tener excusas para hacerlas.

No son galletas crujientes, si no estilo americanas. Algún día encontraré una buena traducción para la palabra “chewy” que no sea “masticable”, que parece que te estás refiriendo a una aspirina y no a una jugosa galleta que no te parte la mandíbula.

1 vaso de copos de avena
1/2 vaso de harina de trigo integral
1/4 vaso de harina de trigo normal
1/2 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de bicarbonato
110 gramos de mantequilla derretida y enfriada (para no manchar tanto se puede derretir directamente en un bol grande)
1 huevo tamaño L
2 cucharaditas de vainilla
1 vaso de azúcar morena
1/2 vaso de pasas o arándanos secos (opcional)
1/2 vaso de pipas peladas
1/4 vaso de nueces o almendras en trozos (siempre sabrá mejor si previamente se tuestan al horno)
1/4 vaso de chips de chocolate

(el vaso es igual a un “cup” americano, como un chato de vino)

Precalentar el horno a 180 grados
En un bol, se mezclan las harinas, bicarbonato, canela y avena.
En el bol grande, se mezcla con unas varillas la mantequilla con el huevo y la vainilla. Se incorpora el azúcar hasta que no queden grandes pegotones.
Se añade la mezcla de harinas mezclando lo justo (el bicarbonato dejaría de hacer efecto se se mezcla de más)
Con la ayuda de una cuchara de helado, hay que poner bolas en la bandeja separadas unos 4 cm entre sí.
Se hornean unos 12 a 16 minutos, cuando empiezan a dorarse pero están todavía bastante blanditas y sin hacer (se harán un poco más mientras se enfrían en la bandeja).

Se pueden congelar antes de hornear.

0

Galletas para recordar el verano

Las vacaciones de verano se han quedado en lo más profundo de mi memoria, pero hace poco hice unas galletas que me recuerdan mucho a esos días.
Fueron unas vacaciones curiosas con dos niñas reclamando mucha atención. Tuvimos momentos desesperantes cuando lo único que queríamos hacer era tirarnos en la hamaca a leer pero había que meterse en la piscina con una, evitar que la otra se bebiera a chorros la crema solar, dormir a una y dar de comer a otra… Luego había otros momentos en los que se nos saltaban las lágrimas con alguna ocurrencia o nos mirábamos alucinados por la suerte que tenemos.
Estuvimos los cuatro en Francia unos días, impresionados con la belleza de sus pueblos y campos. Pero también aprovechamos la ocasión para dar buena cuenta de uno de los estandartes franceses: la pastelería y panadería! No entiendo cómo en un país como España en el que se come tanto pan, se puede vender uno tan malo… Peor que los tomates de corcho que nos zampamos. Pero este asunto lo resumió mejor hace tiempo mi admiradísimo Comidista.
¿Y la pastelería? Pains au chocolat pringosos de la mantequilla que desbordan, chocolates intensos, croissants deliciosos y ligeros a la vez y ni rastro de esa especie de gelatina nauseabunda que cubre todos los bollos en España.
Así que aquí dejo una receta de unas riquísimas galletas con trozos de chocolate negro y avellanas como las que habíamos disfrutado en Francia.
Si te gustan las avellanas entonces estas galletas son sin duda un acierto. En casa, hemos llegado a la conclusión de que esta podría ser nuestra receta de la galleta favorita hasta ahora!
La mitad de las avellanas está finamente picada para mantener la galleta compacta y aportar consistencia y la otra mitad está apenas troceada por lo que encontrarás grandes trozos de avellana en cada bocado. Cuando se combina con trozos de chocolate negro y una pizca de sal marina ya es de las mejores galletas que he probado nunca.

galletas con trozos de chocolate negro, avellanas y sal marina
18-20 galletas

Ingredientes
• 1/ 2 barra de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente (no meter en el micro para derretir!)
• 3/4 taza de azúcar moreno (95 gramos)
• 2 cucharadas de azúcar blanquilla
• 1 huevo grande
• 1 cucharadita de extracto de vainilla
• 1 1/4 tazas de harina normal (160 gramos)
• 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
• 1/4 cucharadita de sal
• 1 taza de trozos de chocolate negro
• 1 taza de avellanas tostadas, la mitad troceada y la otra mitad picada finamente. (Hay que meter media taza de avellanas en una bolsa y machacarlas con el rodillo hasta que quede picadito; la otra mitad se mete en la bolsa y se parte sin más)
• sal marina

Instrucciones
1. Precalentar el horno a 180º. Cubrir la bandeja con silpat o con papel de horno (dejar fuera del horno).
2. Batir por un lado la mantequilla y el azúcar a mano o con una batidora de mano hasta que la mezcla esté suave y esponjosa (unos pocos minutos).
3. Añadir el huevo y la vainilla y batir para incorporar durante aproximadamente 1 minuto.
4. En otro tazón, mezclar la harina, el bicarbonato y la ¼ cucharadita de sal. Volcar la mezcla en la mezcla de mantequilla/azúcar y mezclar hasta que todo esté bien combinado. Se puede empezar a mezclar con la batidora de mano y termina a mano (con una lengua de silicona)
5. Añadir los trozos de chocolate y las avellanas. Mezclar bien.
6. Sacar bolas de galleta con una cuchara (yo utilizo una cuchara para servir helados para que salgan redonditas y siempre iguales) y colocar sobre la bandeja del horno. Hay que dejar unos 4 cm entre cada bola de masa. Luego espolvorear cada bola con un poquito de sal marina.
7. Hornear durante 17-20 minutos. Las galletas están listas cuando empiezan los bordes a dorarse. Quedarán un poco blanditas por dentro, pero es que no son crujientes!
8. Dejar enfriar las galletas en la bandeja para hornear durante 3-5 minutos y luego transferir a una rejilla para enfriar.